Chile es un país vulnerable ante crisis climática

Estudios internacionales sitúan al país como uno de los más expuestos a desastres de origen natural, con el 54% de su población y el 12,9% de su superficie total en constante riesgo de terremotos, tsunamis, inundaciones, sequías, incendios forestales, deslizamientos, marejadas, trombas marinas y fenómenos como la ?marea roja?. No es todo: entre los países de la OCDE, el nuestro es el más vulnerable a los efectos del Cambio Climático.

Chile es un país vulnerable y los chilenos lo sabemos.

Durante la última década, cerca de 30 desastres de origen natural han sacudido a nuestro territorio, con pérdidas de vidas, de hogares, de bienes y con el Estado invirtiendo miles de millones de pesos para afrontar las emergencias. Porque esto de ser una larga y angosta faja de tierra tiene sus consecuencias. Los 4.329 kilómetros que convierten a Chile en el país más largo del planeta (que representan una décima parte de la circunferencia de la Tierra), asociado a factores como la circulación atmosférica y oceánica, generan una amplia variedad de climas: desde los subtropicales y áridos del norte hasta los subpolares y polares del extremo austral. Sus apenas 180 kilómetros de ancho promedio inciden en su morfología diversa, con altitudes que van entre lo cero y los 5 mil metros. Por eso, los ríos que fluyen desde la Cordillera de los Andes hacia el mar tienen un alto potencial erosivo; los sistemas frontales, sucesivos e intensos, son una amenaza permanente de desbordes de causes e inundaciones, de anegamientos en zonas de baja pendientes y de deslizamientos, de intensas marejadas que impactan el borde costero de Arica a Punta Arenas, de aluviones y de avalanchas de nieve en la zona cordillerana.

Eventos que se agravan con los fenómenos climáticos de El Niño y La Niña: en el primero, el aumento de la temperatura superficial del océano Pacífico frente a las costas chilenas incrementa las precipitaciones; en el segundo, la temperatura superficial del mar se enfría y ocasiona sequía en gran parte del territorio chileno, lo que se traduce en emergencias agrícolas y más incendios forestales. Estas contingencias hidrometeorológicas, que han afectado cíclicamente al país durante las últimas décadas, han tenido un fuerte impacto en las comunidades y en las actividades mineras y agropecuarias. En promedio, cada año entre 1980 y 2011 Chile registró pérdidas cercanas al 1,2% de su PIB debido a desastres de origen natural.

Sí, Chile es un país vulnerable. A tal punto que los estudios internacionales lo señalan, entre los miembros de la OCDE, como el más expuesto a desastres de origen natural, con el 54% de su población y el 12,9% de su superficie total en constante riesgo de terremotos, tsunamis, inundaciones, sequías, incendios forestales, deslizamientos, marejadas, trombas marinas y fenómenos como la ?marea roja?. Aún más, cumple una serie de condiciones que se consideran especialmente vulnerables al Cambio Climático: borde costero de baja altura; zonas áridas y semiáridas; zonas con cobertura forestal y zonas expuestas al deterioro forestal; es un país propenso a desastres naturales; tiene zonas propensas a la sequía y a la desertificación; zonas urbanas con problemas de contaminación atmosférica; y, zonas de ecosistemas frágiles, incluidos los sistemas montañosos.

Así es, el Cambio Climático ya ha intensificado la ocurrencia de estos eventos y nada hace prever que el escenario cambiará. Para fines de siglo se espera que la temperatura promedio aumente entre 0.5 °C y 2 °C en todo el país; la disminución de las precipitaciones se sentirá antes, con 5% a 20% menos de lluvias en la zona centro-sur (entre los ríos Copiapó y Aysén), mientras que en la zona austral se elevarán entre 10% y 15%. Menos agua caída significará menos caudal en los ríos, especialmente para los que se ubican entre las regiones de Coquimbo y Los Lagos; se suma el alza en la isoterma 0, que reduciría la capacidad de almacenar nieve a lo largo del año, además de alterar la fecha en que los caudales se manifiestan en las cuencas, especialmente aquellas de influencia nival, como las de los ríos Limarí e Illapel. El retroceso de los ventisqueros también tendrá un impacto directo en las cuencas con altos porcentajes de cubertura de glaciares y altas demanda de recursos hídricos, como las ubicadas entre los ríos Aconcagua y Cachapoal.

Pero este riesgo permanente de desastres no es culpa sólo de nuestra geografía o del aumento mundial de los gases de efecto invernadero. También por una falta de planificación del territorio y por el uso de los recursos naturales sin una mirada de largo plazo.

Sí, Chile es un país vulnerable. Pero no es igualmente vulnerable para todos.

Porque, tal como lo señaló la CEPAL en el año 2016, los efectos del Cambio Climático afectarán de forma más directa y significativa a los más pobres, que carecen de servicios básicos y de salud, dependen más de los recursos naturales como medio de sustento y tienen menor acceso a la tecnología y a los recursos financieros necesarios para la adaptación. Los hogares más afectados son también los que tienen más dificultad para recuperarse de las pérdidas, con lo cual los desastres de origen natural tienen efectos de largo plazo en la salud, la educación, la nutrición y la productividad, y contribuyen a la persistencia de la pobreza y la desigualdad.

Las condiciones geográficas y geológicas de nuestro territorio es algo que no podemos cambiar. Pero lo que sí podemos controlar es cómo nos preparamos para enfrentar los riesgos en que nos colocan y Chile ya está trabajando para eso. ¿Cómo? Adoptando acciones concretas para la diversificación de la matriz energética (menos uso de combustibles fósiles, como el carbón, y mayor uso de energía renovables no convencionales, como la solar y la eólica), cuidando nuestros bosques y mar (con la creación de áreas protegidas), generando conciencia para un mayor cuidado del medio ambiente (reciclaje y economía circular) y a través de una planificación territorial que incluya el uso de infraestructura resiliente.

Fuente: Carmen Gloria Ramos, porelclima.cl

 

A %d blogueros les gusta esto: