Engie posterga plan para anticipar retiro de centrales a carbón por incertidumbre en Chile

Esta semana, en París, en el marco de la reunión anual de ministros de la Agencia Internacional de Energía, a la que asiste el titular de la cartera en Chile, Juan Carlos Jobet, la francesa Engie tenía previsto, como telón de fondo, anunciar que anticiparía el retiro de todas las centrales a carbón que aún tiene en operación en los distintos países en donde tiene presencia.

Al ser de carácter global, la decisión también incluye los activos que la multinacional tiene en Chile, donde en junio ya concretó el retiro de dos de las cuatro unidades de este tipo que posee en el complejo Tocopilla. Además, siguiendo el compromiso de descarbonización alcanzado con el Gobierno a mediados de año, la firma tenía previsto cerrar las otras dos unidades de ese complejo en 2022. Ainicios de noviembre, durante la entrega de sus resultados a septiembre, Engie informó que tras una serie de ventas de activos, que, por ejemplo, le implicaron dejar de operar con carbón en la zona del Asia-Pacífico y reducir la presencia de este combustible en sus operaciones de Alemania y Holanda, solo un 4% de su capacidad de generación a nivel global produce energía con esta fuente. Ese porcentaje equivale a poco más de 4.000 MW.

De ese total, 1.300 MW están en Chile. En una tercera etapa y antes de 2040 —que fue el año fijado para sacar completamente el carbón de la matriz eléctrica nacional—, la firma concretaría el cierre de las unidades de este hidrocarburo del complejo Mejillones. Además, reconvertiría Infraestructura Energética Mejillones, unidad que comenzó a funcionar recién este año, a un combustible más limpio, el que podría ser Gas natural o incluso hidrógeno. La intención de Engie era anticipar todo lo posible este cronograma, el que se mantiene como estaba definido. Incluso, junto a las otras empresas que tienen este tipo de centrales estaban en conversaciones con el Ministerio de Energía para acelerar las fechas. Sin embargo, la incertidumbre que existe en el país en distintos aspectos habría obligado a suspender estos planes.

‘Si vas a hacer un anuncio de alcance global, tiene que ser realmente de alcance global, y en Chile todo está muy líquido, no hay claridad suficiente como para comprometer ninguna fecha adicional a lo que ya se hizo en el acuerdo de descarbonización’, comenta un conocedor de los planes de Engie. Fuentes cercanas al proceso de descarbonización comentaron que, en términos operativos, el anuncio de esta semana fue suspendido en forma preventiva a raíz del paro nacional fijado para el jueves en Francia, ante lo cual se hizo un intento por trasladarlo a la próxima semana, aprovechando las actividades de la COP25 en Madrid, donde Engie tendrá presencia y participación. Pero Isabelle Kocher, la CEO de la firma que por estos días será renovada en el cargo por un nuevo período, está impedida de asistir, por lo que esa alternativa también se desechó.

Sin embargo, en el intertanto, los análisis arrojaron que en el caso de Chile la incertidumbre económica, derivada del estallido social, hace difícil proyectar el momento en que la empresa podría concretar el plan de inversiones por US$ 1.000 millones, que anunció recientemente para reemplazar con generación renovable la capacidad a carbón que retirará. A ello se suman los cambios regulatorios emprendidos por el Gobierno en el último tiempo y otras situaciones técnicas, como las limitaciones en la capacidad de transmisión y la falta de claridad respecto de los precios que tendrán los denominados servicios de flexibilidad, que son los que podrían prestar las centrales reconvertidas. Todo ello impediría fijar fechas concretas para adelantar el cierre de las centrales. ‘Por ahora no hay anuncios, aunque la empresa siempre está dispuesta a conversar’, dijeron en Engie al ser consultados. Esto, pese a que una de las directrices de la matriz de la firma es salir lo más rápido posible del carbón.

Fuente: El Mercurio noviembre 4, 2019

Foto: El Regionalista

A %d blogueros les gusta esto: