ENGIE avanza en plan de descarbonización y completará el cierre de 800 MW al año 2024.

La semana pasada hubo anuncios de atraso en el proceso de cierre de unidades de carbón de Engie que se publicó en diversos medios. Sin embargo, esta semana la empresa confirmó que el plan de retirar centrales termoeléctricas, sigue en pie y a paso firme.

En paralelo, la multinacional está desarrollando un plan de inversiones de energía renovable por 1.000MW para los próximos años, los que suponen una inversión aproximada de US$1.000 millones.

En el marco de la COP 25, en Madrid, ENGIE anunció un nuevo paso en su programa de descarbonización para su operación en Chile, lo que le permitirá totalizar la salida de 800 MW de unidades de carbón para el año 2024.

En el marco de la COP 25, en Madrid, ENGIE anunció un nuevo paso en su programa de descarbonización para su operación en Chile, lo que le permitirá totalizar la salida de 800 MW de unidades de carbón para el año 2024.

De esta manera, con el nuevo anuncio la compañía comunicó el cierre de las unidades CTM1 y CTM2 de Mejillones (334 MW), previsto para 2024.

Esto se suma a los compromisos ya adquiridos por la empresa en los últimos dos años y que consideran el cierre de otras cuatro unidades a carbón ubicadas en Tocopilla.

Compromisos de cierre a nivel regional

En junio de 2019 ENGIE fue pionera al cerrar dos unidades de carbón ubicadas en Tocopilla (170 MW), en el marco de un acuerdo voluntario firmado con el gobierno.

En el mismo contexto, la compañía también comprometió a firme el cierre de otras dos unidades en la misma comuna (270 MW) lo que ya fue visado por la Comisión Nacional de Energía (CNE) y que se ejecutará a fines de 2021.

De esta forma, al 2024 la compañía habrá concretado la salida de seis unidades de carbón en el país. A ello se suma el esfuerzo regional por parte del grupo energético, que en Madrid también comunicó el cierre de la unidad Ilo21 (135 MW), en Perú, totalizando así el cierre de casi 1.000MW en América Latina en los próximos cinco años.

El cierre de las plantas en Chile equivale a una reducción global de 3 millones de toneladas de CO2 o bien sacar de circulación el 20% de parque automotriz.

Plan de desarrollo renovable

Junto con el cierre de centrales, recientemente ENGIE anunció un desafiante plan de desarrollo renovable en Chile, que considera la construcción de alrededor de 1.000 MW de proyectos eólicos y solares en los próximos años, con una inversión aproximada de 1.000 MUSD.

En la actualidad ya están en construcción los dos primeros proyectos (Parque Solar Capricornio y Parque Eólico Calama) mientras que un tercero (Parque Solar Tamaya) comenzará a construirse en el primer trimestre de 2020, totalizando así los primeros 370 MW del plan.

También en este contexto, y en línea con el plan de descarbonización de Chile, ENGIE Energía Chile suscribió también una carta de intención (“Letter of Intent”) con el Inter-American Development Bank Group (“IDB Group”), para estructurar un préstamo a largo plazo por hasta US$125 millones.

El objetivo del préstamo es financiar las inversiones en plantas de generación a base de energías renovables, todo en línea con la intención de la compañía de avanzar de forma decidida hacia la salida del carbón en los próximos años.

Declaraciones a LT/Pulso de Axel  Leveque, gerente general Engie Energía Chile.

¿Cómo se va a llevar a cabo el plan?

—El plan tiene tres aristas. La primera es el adelanto de 2024 a 2021 el cierre de las Unidades 14 y 15 de Tocopilla. Ahí ya obtuvimos la carta del Coordinador para el retiro y es un tema que venimos trabajando con los sindicatos y cuenta con todas las aprobaciones. Luego tenemos la parte más novedosa, que es la decisión de trabajar sobre el cierre de las unidades CTM 1 y 2 de Mejillones, donde vamos a trabajar para retirarlas en 2024. Este plan todavía necesita ser confirmado por el Coordinador. La tercera parte del anuncio, es la confirmación de nuestro plan de lanzamiento de 1.000 MW de renovables.

¿Cuál es el costo financiero de la salida anticipada de estas centrales?

—El impacto de todo esto no lo puedo dar, porque la cifra exacta no existe, pero la voluntad la puedo garantizar. Todos los detalles y en función de lo que nos apruebe el Coordinador, luego vamos a volver a nuestras instancias de aprobación en el directorio.

Pero, la voluntad es 2024. La crisis que se está viviendo en Chile no fue un impedimento para invertir en el país…

—No, no estamos mirando un país solamente por lo que ha pasando en las últimas semanas. Estamos muy conscientes de que hay un debate social y político muy importante que Chile va a tener en los próximos meses. Por otro lado, confiamos en las instituciones de Chile y en que se van a despejar las reglas; lo que permitirá a las empresas seguir haciendo su trabajo. Estoy muy confiado en que podamos seguir con nuestro plan de inversión en renovables y el plan de descarbonización.

A %d blogueros les gusta esto: